A TRAVÉS DE LAS PALABRAS.

Tengo 20 años, y soy estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la UAB, Barcelona.

Actualmente, experimentadora nata sobre cómo conectar arte, creatividad, comunicación, publicidad y escritura.

jueves, 29 de julio de 2010

Pupilas.

Los barcos, al contrario de aquello que las grandes historias nos quieren hacer creer, suelen hundirse en lagunas tranquilas, en océanos de calma. Las proas de tan cuidada madera se quiebran, como libros que deben ser cerrados porqué así se pone punto y final a los sueños que albergan dentro y que, solo quizá, algún día vuelvan a ver la luz.
Y entonces las superficies astilladas pierden el sentido de su existencia, cayendo así en círculos concéntricos y perdiéndose en torbellinos que transportan la luz solar hasta el olvido.

Los pequeños navíos desvían el rumbo en noches de tempestad, cuando el gris del cielo invade las pupilas nostálgicas y las anega de una negrura impenetrable.


(A.M.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario