A TRAVÉS DE LAS PALABRAS.

Tengo 20 años, y soy estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la UAB, Barcelona.

Actualmente, experimentadora nata sobre cómo conectar arte, creatividad, comunicación, publicidad y escritura.

martes, 8 de febrero de 2011

Hoy me escaparía.

.


Hoy me escaparía con cualquiera que me ofreciera abrazos eternos con su compañía. Me asomé a la impecable luz del lago, en el valle formado por la magnificencia de dos montañas de fantasía, allí donde se oculta el Olimpo a los ojos de los humanos. Siendo una mota de polvo en el paisaje virgen, ser cauteloso en sus movimientos y silencioso en su respirar. Con cientos de aves diminutas sobrevolando un cielo altísimo y el agua roncando en mi regazo, observé las laderas lisas e interrogantes. Recordé que algún día había volado, que había sonreído a los pájaros desde el interior de su uve emigrante. Recordé haber herido mi vientre con los intensos rayos del Sol, recordé haber reído con la Luna durante noches enteras.


Volví mi rostro hacia al agua, y mis ojos parpadearon en un movimiento irreal que no fue mío, que fue de la copia del espejo azul y dorado. Fue ella, que al abrirlos, me cegó, y me retiré asustada convencida de haber enloquecido. Pero, cabezota, incliné de nuevo mi cuerpo hacia el profundo vacío, sin miedo a caer en él. Noté algo extraño en mi rostro, que había cambiado desde la última vez que lo había observado en un espejo. Y sólo entonces, profanando el silencio del lugar, un grito ahogado salió de mi estómago y veinticuatro mariposas negras desgarraron, sin piedad, ropa y piel. Cayeron al lago, transformando progresivamente, con la inminente caída al agua de una nueva presa, su azul transparente en un negro impenetrable.

Al despertar esta mañana, la sábana que me cubría había desaparecido en el suelo, y mi cuerpo estaba envuelto en un sudor helado. Miré mi vientre: una cicatriz de unos tres centímetros rompía, en el extremo derecho, su liso habitual. Desperté a tiempo para ver como una última y pequeña ala negra sellaba la herida y se deshacía en oscuras partículas ante mis ojos cansados.


(A.M.)

3 comentarios:

  1. Oh que bonito!!
    me encantan tus textos estan genial!
    pasate por mi blog si quieres^^ te sigo!
    http://vanityreckless.blogspot.com/

    ResponderEliminar